Diseña la distribución óptima para tu cocina y maximiza la eficiencia de tu negocio gastronómico

Diseña la distribución óptima para tu cocina y maximiza la eficiencia de tu negocio gastronómico

Aunque parezca tarea sencilla organizar la distribución más acertada de la cocina de un restaurante, lo cierto es que no es tan fácil como en principio puede parecer. De hecho, debes tener en cuenta bastantes consideraciones para poder llevar a cabo. Algunas de ellas, requieren el conocimiento de determinadas normativas de seguridad a distintos niveles.

Así pues, debes tener en cuenta que la cocina de tu restaurante cumple las medidas de seguridad de edificios contra incendios. Pero tampoco debes olvidar que en esa cocina se va a destinar ciertas áreas a la preparación de los distintos alimentos. Por ello, también debe cumplir determinadas condiciones para ajustarse a las medidas de seguridad alimentaria en materia de sanidad.

Por ello, te vamos a explicar cómo debes planificar la distribución de la cocina de tu restaurante siguiendo los diseños de las cocinas para negocios. De esta manera, podrás realizar un diseño óptimo que sea seguro y, por supuesto, lo más eficiente posible. Ya que, como hemos comentado, son muchos los aspectos que debes tener en cuenta y que no puedes dejar en manos del azar. A lo largo de este artículo te vas a dar cuenta por qué decimos esto.

Cómo diseñar una cocina para un restaurante

Diseña la distribución óptima para tu cocina y maximiza la eficiencia de tu negocio gastronómico

Lo primero que debes tener en cuenta en el asunto de cómo organizar una cocina de un restaurante son las medidas de la propia cocina. Debes conocerlas para poder diseñar una cocina lo más ergonómica posible. Recuerda que en este espacio van a trabajar una o más personas, por lo que las medidas de todos los elementos deben ajustarse a las proporciones humanas. De esta manera, los armarios deben instalarse a unos 50 cm de la mesa o de la encimera.

Si esto se cumple, los trabajadores y trabajadoras lo tendrán todo a su alcance y podrán trabajar de la manera más cómoda posible. Estas medidas incluyen las alturas de los armarios, de las mesas, de las encimeras. Si se adapta todo a las medidas humanas, la ergonomía está más asegurada durante la jornada laboral.

Además, cuando estás organizando la distribución de la cocina de un restaurante debes garantizar que exista el suficiente espacio para garantizar la circulación del personal. Ten en cuenta que, posiblemente, vayan a trabajar varias personas en la propia cocina.

Asimismo, también hay camareros y camareras que pueden tener que pasar al interior de la cocina para recoger los platos cocinados. Si no existe el espacio suficiente, la circulación será más complicada, habrá un mayor riesgo de accidentes y el rendimiento será insuficiente. Ten en cuenta que, si cometes cualquier error en el diseño de la cocina de tu restaurante, podrás afectar a la propia eficiencia del local y que modificar este tipo de instalaciones es complejo y tiene un coste económico bastante elevado.

Cómo organizar una cocina de un restaurante

Diseña la distribución óptima para tu cocina y maximiza la eficiencia de tu negocio gastronómico

Antes de empezar a realizar ningún tipo de obra, debes tener muy claro el espacio al que vas a dedicar las distintas instalaciones de tu restaurante. Esto dependerá directamente de las dimensiones del propio local. De hecho, necesitas tener en cuenta que cuanto mayores sean las dimensiones de la sala, mayor debe ser el tamaño de la cocina. Esto se encuentra estandarizado para garantizar la eficiencia del local.

Asimismo, la propia cocina se organiza en distintas zonas que deben ser de un tamaño proporcional al del propio local, tal y como hemos comentado antes. De esta manera, tendremos una zona caliente, en la que se manipulan pescados, carnes y verduras, una zona fría, para las ensaladas, verduras y platos fríos y una zona para los postres.

También debe constar de una zona de servicio donde servir bebidas y cafés, una zona de lavado para vajilla, cristalería, herramientas, cubiertos y ollas. Por último, la cocina debe contar con una zona de almacenamiento para zonas comunes y para las distintas zonas de la misma para garantizar su organización de la manera más apropiada posible.

No obstante, las partidas en las que la cocina se subdivide dependen de la especialización del restaurante, ya que no todos ofrecen el mismo tipo de comida. Aunque, de todas maneras, la zona de preparación de preparaciones calientes debe ser la que mayor proporción ocupa en relación al resto de los elementos de organización de dicha cocina. Esto se hace para garantizar la seguridad y la eficiencia del propio restaurante.

Cómo equipar una cocina de un restaurante

Hemos nombrado con anterioridad que el tamaño de los equipos de cocina debe ser proporcionales al tamaño de la misma y en relación con las proporciones humanas. En este sentido, la ergonomía es muy importante para garantizar que los trabajadores del local puedan enfrentarse a su jornada laboral de la manera más cómoda posible.

También hemos hablado de las distintas zonas que debe tener el restaurante. Actualmente, estas se organizan siguiendo la normativa del llamado “Sistema Gastronorm”. Esta es obligatoria para locales de gran tamaño, aunque no es realmente obligatoria en el diseño de una cocina para un restaurante pequeño.

De esta manera, la zona caliente debe estar equipada con planchas, hornos, la cocina y la freidora industrial. La zona de lavado, por supuesto, debe contar con un fregadero y con, al menos, un lavavajillas para poder adelantar el trabajo. Las zonas de almacenamiento y de la despensa, deben contar con una cantidad suficiente de armarios, estanterías, refrigeradores y congeladores. De esta manera, se puede guardar y almacenar todo sin problemas.

Asimismo, es necesaria una zona de ventilación gracias a la instalación de la campana de extracción, para evitar que los olores, la grasa y el humo de la cocina invadan la zona del restaurante donde se encuentran los clientes.

Distribución de la cocina de un restaurante

Diseña la distribución óptima para tu cocina y maximiza la eficiencia de tu negocio gastronómico

Por último, vamos a hablar de la distribución de la cocina de un restaurante. Esta se debe ajustar en función del espacio disponible, teniendo en cuenta las medidas y las zonas de circulación. Como ves, aunque todos los puntos parecen independientes, en realidad están interconectados entre sí. Por ello, debes tenerlos en cuenta en relación con el resto de los elementos para tener un proyecto claro que garantice la distribución óptima de la cocina y permita maximizar la eficiencia de tu negocio gastronómico.

Por ello, si es motivo de preocupación para ti el hecho de saber cómo diseñar una cocina para un restaurante, estás de enhorabuena. Ya que te vamos a mostrar las distintas distribuciones que existen en este sentido. Aunque puede haber muchas configuraciones distintas, por resumir, diremos que hay tres tipos.

Distribución de la cocina de un restaurante lineal o en línea

Este tipo de distribución se debe aplicar cuando el espacio que se va a destinar a albergar la cocina es largo y estrecho. El cocinero o cocineros trabajan en el centro y a ambos lados tienen los distintos elementos de la cocina: la zona caliente, la mesa de salida, y, al otro lado la zona de lavado, la zona de preparación de platos fríos, etc. Esta distribución está claramente pensada para aplicarla en cocinas de tamaño más bien pequeño.

Distribución de una cocina en forma de U

Se considera una especie de variante de la anterior, pero el espacio es más ancho y cuenta con un espacio en el centro para poder agilizar el trabajo e incrementar la eficiencia del local. El resto de los elementos se distribuyen de manera parecida: a un lado la zona caliente y la mesa de salida y al otro, la zona de lavado y la zona de preparación de platos fríos. En definitiva, si la distribución en línea está pensada para espacios pequeños, esta está pensada para cocinas de tamaño mediano.

Distribución de la cocina de un restaurante en forma de isla

Este tipo de distribución de la cocina de un negocio gastronómico en forma de isla está pensada para cocinas de grandes dimensiones. La configuración, en este caso, se realiza gracias a una isla central alrededor de la cual se encuentran otras islas más pequeñas y el resto de las zonas.

Este espacio está pensado para que pueda trabajar un equipo de cocina relativamente grande al mismo tiempo. Sin embargo, se siguen manteniendo las distintas zonas de la cocina, como la zona caliente, la fría, el lavado o las mesas de salida.

En definitiva, como hemos dicho antes, la distribución óptima de la cocina de un restaurante que garantice la máxima eficiencia es algo que hay que tener en cuenta y que no se puede dejar al azar. De hecho, aunque, a priori, parece algo tan sencillo como organizar las zonas, requiere del conocimiento de una serie de normativas. Además, todos los elementos están en relación con el resto, según el tamaño y de las dimensiones del propio local.

Esperamos que la lectura de este artículo te haya resultado útil. Especialmente, si estás pensando en abrir un restaurante y estás buscando información para hacerte una idea sobre todo lo que necesitas para ponerte manos a la obra. Recuerda que debes tener muy claros todos los aspectos en el momento de distribuir todos los elementos antes de ponerte a obrar. Como hemos dicho, la eficiencia y la calidad del servicio que vas a ofrecer con tu negocio gastronómico depende de ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies propias para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.
Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.
Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba